Marihuana

La marihuana es la droga ilegal más ampliamente utilizada en Estados Unidos y se asemeja al perejil verde, marrón o gris seco, con tallos o semillas. Existe una forma más potente de la marihuana que recibe el nombre de “hachís” y se asemeja a bolas o tortas negras o marrones. La marihuana suele recibir el nombre de “droga de inicio” porque, con frecuencia, puede llevar al uso de drogas más fuertes.

Nombres vulgares: hierba, maría, juana, porro, faso, petardo, chocolate

Cómo se consume: La marihuana se suele fumar enrollada en papeles, como un cigarrillo (porro), o en cigarros ahuecados, pipas o pipas de agua (cachimbas). Algunas personas la mezclan con los alimentos o la preparan como un té.

Efectos y peligros:

  • La marihuana puede afectar el estado de ánimo y la coordinación. Los consumidores pueden experimentar cambios del estado de ánimo que van de la estimulación o la felicidad a la somnolencia o la depresión.
  • La marihuana también incrementa la frecuencia cardíaca y la presión sanguínea. A algunas personas se les ponen los ojos rojos y se sienten muy somnolientas o hambrientas. La droga también puede hacer que algunas personas se muestren paranoicas o tengan alucinaciones.
  • La marihuana es nociva para los pulmones; los fumadores regulares sufren de tos, dificultad para respirar o resfriados frecuentes.

Adicción: Los adolescentes que consumen marihuana pueden volverse dependientes psicológicamente de esta sustancia para sentirse bien, afrontar la vida o manejar el estrés. Además, el cuerpo puede exigirles cada vez más marihuana para lograr el mismo tipo de experiencia estimulante que al principio.

Metanfetaminas

La metanfetamina es un estimulante potente.

Nombres vulgares: meta, tiza, anfeta, speed, hielo, cristal

Cómo se consume: Se puede tragar, inhalar, inyectar o fumar.

Efectos y peligros:

  • Los consumidores sienten un brote de euforia con la metanfetamina, en especial si la fuman o se la inyectan. Pero rápidamente pueden desarrollar tolerancia y utilizarán más metanfetamina durante períodos de tiempo más prolongados, lo cual les provocará insomnio, paranoia y alucinaciones.
  • A veces, los consumidores tienen ilusiones muy vívidas, como creer que tienen insectos debajo de la piel.
  • El uso prolongado puede provocar conductas agresivas y violentas, psicosis y daño cerebral.
  • Las sustancias químicas que se utilizan para fabricar la metanfetamina también pueden ser peligrosas, tanto para las personas como para el medio ambiente.

Adicción: La metanfetamina es sumamente adictiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s