L.S.D. (El alucinogeno más utilizado)

Efectos del L.S.D.

Los efectos del LSD se producen principalmente al activarse un tipo de receptor de serotonina. Como la serotonina interviene en muchas funciones importantes, el consumo de esta droga produce muchos efectos. Estos abarcan desde insomnio y temblores hasta aumento del ritmo cardiaco y de la tensión arterial. Los usuarios de LSD pueden sentir muchas emociones a la vez (incluso terror extremo), y experimentar la sensación de que sus sentidos se cruzan, y de que oyen colores y ven sonidos.

Incluso una “pizca” de LSD puede desencadenar estos efectos. Y esta droga tiene un “eco” poco habitual. Muchos usuarios tienen analepsis o flashbacks, es decir, una repetición repentina de sus experiencias con LSD días o meses después de haber dejado de consumir la droga.

¿Cual es el origen de los Alucinogenos?

Algunos alucinógenos se encuentran en las plantas. La mescalina proviene de un cactus llamado peyote. Y algunas setas, también conocidas como setas mágicas, son alucinógenas. Pero muchos alucinógenos son sustancias químicas que no se encuentran en la naturaleza. He aquí algunos ejemplos:

  • LSD , también llamado ácido o ácido lisergico.
  • MDA , anfetamina, un tipo de droga que analizo con más detalle en el artículo sobre estimulantes.
  • MDMA , una anfetamina llamada éxtasis.
  • PCP (feniclidina), a menudo llamada polvo de ángel.

Acciones del PCP en el cerebro.

El PCP impide que se produzcan las alucinaciones normales que tienen lugar cuando un neurotransmisor, denominado glutamato, se adhiere a su receptor en el cerebro. También perjudica las acciones de otros neurotransmisores. Los efectos de esta droga son imprevisibles. Por ejemplo, en algunas personas puede provocar alucinaciones y volverlas más agresivas mientras que otras se aletargan y se vuelven pasivas. También crean adicción.

El cerebro controla todas nuestras percepciones, es decir, la forma en que percibimos imágenes, ruidos, olores, sabores y sensaciones táctiles. ¿Cómo se comunica el cerebro con el resto del cuerpo?. A través de mensajeros químicos que transmiten información entre las células nerviosas del cuerpo y del cerebro. Los mensajes circulan constantemente a una velocidad asombrosa.

Las células nerviosas se llaman neuronas, y sus mensajeros químicos son los neurotransmisores. Cuando los neurotransmisores se adhieren a unos lugares especiales (llamados receptores) de las células nerviosas, en éstas se producen cambios. Este sistema de comunicación puede verse afectado por sustancias químicas como los alucinógenos, y los resultados son cambios en la forma de sentir el mundo que nos rodea.

Un descubrimiento reciente.

El éxtasis y las anfetaminas hacen que las neuronas liberen un neurotransmisor llamado serotonina. La serotonina es importante para muchos tipos de células nerviosas, incluidas aquéllas que reciben información sensorial y las que controlan el sueño y las emociones.

La serotonina liberada puede generar una hiperactividad de los receptores de serotonina. En los animales se ha observado que estas dos drogas dañan y destruyen las fibras nerviosas de las neuronas que contienen serotonina.

Esto puede resultar muy problemático, porque las neuronas de serotonina intervienen en muchísimas cosas, como el carácter, el sueño y el control del ritmo cardíaco. Recientemente, los científicos han descubierto que las neuronas de serotonina dañadas pueden regenerar sus fibras, pero éstas no vuelven a crecer normalmente. Las fibras pueden regenerarse en zonas del cerebro en las que no suelen crecer, pero no en otras zonas cerebrales en las que sí deben estar. Los nuevos patrones de crecimiento pueden modificar el carácter, el aprendizaje o la memoria.

Ketamina.

El clorhidrato de ketamina conocido como “Special K”, es un potente alucinógeno comúnmente utilizado por los veterinarios como tranquilizante para los animales. Los usuarios llaman a la euforia causada por la ketamina “Hoyo K” (K-hole) y describen alucinaciones profundas que incluyen distorsión visual y pérdida de percepción del tiempo, de la sensibilidad y de la identidad. La euforia puede durar entre media hora a dos horas. La Agencia Federal para el Control de las Drogas (FDA, por sus siglas en inglés), informa que los efectos evidentes pueden durar una hora, pero que la droga puede afectar el cuerpo hasta 24 horas.

El uso de “el K” puede resultar en profundos problemas físicos y mentales, delirio, amnesia, deterioro de la función motora y problemas respiratorios potencialmente mortales. El K es un polvo. La droga por lo general se aspira, pero a veces se esparce con tabaco o la marihuana y se fuma. El K a menudo se usa en conjunto con otras drogas tales como el éxtasis, heroína o cocaína.

La ketamina líquida fue desarrollada a principios de los años 60 como Anestésico para uso quirúrgico y fue utilizada en los campos de batalla de Vietnam como anestésico. La ketamina en polvo surgió como droga recreativa en los años 70, y se conocía como “Vitamina K” en los 80. Resurgió en los 90 en los ambientes de fiestas “rave” como “Special K”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s